MADRE DE TODOS

[MADRE DI TUTTI]

Una carta y un cuadro de 1544

 

 

En el verano de 1998 me había puesto a buscar el tema de una nueva novela. En esos días me encontré por casualidad con un pariente que se había vuelto anticuario. Me invitó a visitar su nuevo negocio y fui para contentarlo. Cuando vi el cuadro de Novazio, no me imaginaba que sacaría de él una historia, porque a menudo las personas y los objetos que serán importantes en nuestra vida, en el primer encuentro pueden parecernos anónimos y extranjeros. Recuerdo que lo moví para poder observarlo mejor, tuve cuidado de no hacerme herirme con los clavos oxidados que salían de la tela deshilachada. La imagen también estaba levemente dañada, sin embargo la fecha 1544 y el precio conveniente al cual me lo ofrecían, me convencieron de adquirilo. El restaurador Massimo Facchini, a quien inmediatamente lo encargué, encontró detrás de uno de los travesaños una carta autógrafa del pintor. Yo le pedí al calígrafo de fama internacional Brody Neuenschwander que la autentificara. El título Madre de todos que elegí para el cuadro fue inspirado en el contenido de esa carta. Estoy seguro que quedarán asombrados como me sucedió y sigue sucediendo a mi. 

los detalles

Las fotografías del cuadro fueron hechas por Damiano Morandini.

Contatore visite

 

 © 2003-2016 Stefano Marcelli :: home :: il romanzo :: l'autore :: credits :: www.meso.it :: e-mail